GUADA

Elige su vestido, uno al cuerpo que hace juego con las puntas teñidas de su pelo, color rojo. Observa en el espejo el perfil de su cuerpo: ajusta el escote y, a la altura de su entrepierna, esconde el bulto.

Se seca el cabello, lo alisa con una planchita antes que Mónica la maquille. Mónica es una amiga. Le delinea los ojos con un trazo grueso de kohl negro mientras suena en la tele un programa que les saca una sonrisa.

La cartera y los zapatos. Guada está lista para salir a la calle.

La violencia empieza a veces en la familia. Y sigue: el sistema educativo excluye, acceder a la salud es difícil, conseguir un empleo formal, casi imposible. Cuando es extrema, la violencia también mata: 35 años es la expectativa de vida de las personas trans y travestis en la Argentina.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *