SU CASA

Es un beso. También es una caja metálica de tamaño pequeño y color verde, donde guarda una medalla de la virgen niña, un rosario de nácar y estampitas que le dio su madre.

Su casa es un abrazo, pero además es un instructivo para la bici que se llevó desarmada a las Américas. Lo escribió su padre con detalle y le puso dibujitos para ilustrar cada paso.

Es un hombro donde descansar su cabeza. También es un juguete de madera del tamaño y forma de una nuez con una vaquita de San Antonio adentro. Cuando su hermano se lo entregó le dijo que traía suerte.

Hay veces que su casa no es ni de ella. “Vamos para casa”, dice para referirse a los lugares donde se siente cómoda.

Su casa está donde ella se encuentra, acá ahora o allá mañana.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *